.

.

2x15 30 DÍAS

DÍA 1

CHARLIE: No importa, porque ahora voy a hacer justicia...
Charlie soltó el seguro y apuntó al corazón de Wyatt. Sin embargo, Wyatt empezó a forcejear con él para evitar el disparo. En medio del forcejeo, la pistola disparó una bala, y Charlie salió corriendo despavorido. Wyatt observó la sangre de su abdomen: la bala le había atravesado, pero parecía que no había dado a ningún órgano interno porque no sangraba demasiado.
ALISON: Wyatt... (dijo en un hilo de voz)
Cuando Wyatt quiso darse la vuelta, vio como Alison se desplomaba en el suelo. La bala que había atravesado su abdomen, había dado de lleno en el corazón de Alison. Wyatt se acercó corriendo para ayudarla, pero ya era tarde. Alison había fallecido, y Wyatt estaba completamente desolado.

  

WYATT: No, Alison… (con lágrimas en los ojos) ¡quédate conmigo!
Wyatt zarandeaba el inerte cuerpo de Alison. Esperaba cualquier tipo de milagro, pero nada, ella seguía sin vida. Cuando quiso reparar en Charlie, no le encontró. Se levantó para iniciar su oscura venganza, pero alguien le paró.
INSPECTOR ROIS: ¿Qué ha pasado? (acercándose rápidamente con la pistola en la mano)
WYATT: Intentaron dispararme... (dijo Wyatt serio) Y ella se... tiene una bala en el estomago, joder... ¡Está muerta!
El Inspector Rois sacó su teléfono móvil y realizó una llamada.
INSPECTOR ROIS: Bien, quédate aquí.
WYATT: ¡Ese cabrón tiene que pagar!
INSPECTOR ROIS: Te ordeno que te quedes aquí. He llamado a refuerzos y a emergencias. Si ese tío está armado, no tienes nada que hacer contra él.

Henry entró a un bar. No en el P3, en uno cercano. Desde que Melinda estaba de baja por maternidad Patricia se hacía cargo del club, y las cosas... no estaban saliendo como ella esperaba. Henry estaba sentado en la barra, bebiéndose un chupito de whiskey. Una chica rubia lo miraba desde la distancia, hasta que decidió acercarse a hablar con él.
ESTHER: Si me invitas a un trago, te doy mi número de teléfono.
HENRY: (sonriendo amargamente) Lo siento monada... pero ya no me va ese cuento.
ESTHER: Lo digo en serio. Me llamo Esther (esperando los dos besos de Henry y que le dijera su nombre)
HENRY: Mit... Mitchell... digo Henry. (dándole dos besos) ¿Qué tomas?
ESTHER: Un gintonic. Con cereza.
Henry le pidió la bebida a la chica rubia mientras esta le apuntaba su número de teléfono en una servilleta. El camarero sirvió el gintonic con una cereza y Henry lo sostuvo.
ESTHER: Esto es tuyo (entregándole la servilleta) Y esto es mío... (cogiendo la bebida)
La chica se marchó sonriente y Henry se quedó atónito con cómo movía sus caderas de esa manera que le parecía tan sumamente sexy.

DÍA 2
Wyatt estaba sentado en el desván, con el Libro de las Sombras entre las piernas. Pasando y pasando las páginas sin encontrar respuesta a su problema. No encontraba un hechizo para poder resucitar a Alison. No se podía resucitar a Alison.
MELINDA: ¿Has dormido algo?
WYATT: (Levanta la mirada y le mira taciturno) Si no me traes noticias de cómo puedo recuperar a Alison... puedes salir de aquí.
MELINDA: Sé que eres mi hermano mayor. Pero acabo de tener una hija y tengo las hormonas revolucionadas. Si a eso le añadimos ya de por sí mi mala leche, tenemos una combinación explosiva. No me cabrees, Wyatt Halliwell. (Acercándose con una bandeja con un par de tostadas y un zumo) Cómete eso... ahora.
WYATT: ¿No lo entiendes verdad? Está muerta. ¡Muerta, joder! Y es por mi culpa. Ese hijo de puta iba a matarme a mí... porque yo maté a su hermano. Soy un asesino Melinda, un asesino. Yo maté a su hermano al igual que maté a Alison.
MELINDA: Tú no mataste a Alison. (Sentándose a su lado) Y sabes tan bien como yo que no podemos resucitar a los muertos.
WYATT: Tía Prue está viva.
MELINDA: Nosotros no la resucitamos.
WYATT: (mirándola con los ojos abiertos) ¡Eso es! (y acto seguido orbitó rápidamente)
MELINDA: (frunciendo el ceño) ¿Qué he dicho?

Esa misma tarde...

Wyatt estaba sentado en el sofá del salón principal, abrazado a sus piernas. Alice bajó las escaleras y se sentó a su lado.
WYATT: Si vas a darme la paliza, te puedes ir.
ALICE: Yo no hago eso (dijo moviendo el pie)
WYATT: ¿Qué quieres?
ALICE: Si los de arriba no quieren, puede que abajo... puedan. ¿No?
WYATT: (mirándola serio) ¿Qué quieres decir?
ALICE: Tengo que irme (sonriendo)
WYATT: ¡Espera! (cogiéndola de la mano) ¿Qué quieres decir?
ALICE: Lo sabes, Wyatt... lo sabes...
Wyatt orbitó hacia el inframundo.

En el inframundo...

WYATT: ¡Resucítala! (ante James)
JAMES: ¿Crees que es así de simple? (preguntó chulo) Apareces aquí, como si nada. ¡Un Halliwell! Y me pides que resucite a tu novia muerta... ¿Lo ves normal? Porque yo no...
WYATT: Por favor... Los ancianos no me escuchan. Y su muerte no es nada natural... ¡nada natural!
JAMES: Está bien... (alzando la mano) A medianoche ve a la colina de la ciudad, junto a la gran piedra, y baja por la puerta que aparecerá.
WYATT: ¿¡Qué!? ¿Qué es... qué quieres decir?
JAMES: Si quieres recuperar a tú amor... tendrás que hacerlo.

Una chica encapuchada apareció en el despacho del agente Rois.
CHICA: Inspector Rois, a medianoche Wyatt Halliwell se presentará en la colina, junto a la gran piedra... Tendrá pruebas suficientes para arrestarle.
El Inspector Rois se quedó mirando a la chica, o en este caso a la capucha de la chica, y asintió en silecio.

A medianoche...

Wyatt orbitó delante de la gran piedra que había nombrado James. Miró a ambos lados, y de repente un agujero apareció en la superficie de la piedra. Era una puerta, una puerta seguida de unas escaleras que conducían al infierno. El agente Rois estaba un par de metros por detrás, observando la escena detrás de un arbusto. Tenía la pistola cargada en las manos. Wyatt entró dentro del agujero y comenzó a bajar los escalones. Iba decidido y sin ningún miedo por lo que pudiera encontrarse. Rois comenzó a correr, pero cuando llegó a la gran piedra no había ningún agujero. Wyatt llegó al final de las escaleras: el trono de La Fuente, estaba en la sala donde gobernaba James.
JAMES: Bienvenido (alzando la mano) Te estaba esperando (aparecen unas llamas al lado suyo, y cuando se extinguen aparece una jaula, con una mujer dentro)
WYATT: (impactado) ¿A...? … ¿Alison?
La mujer se agarra a los barrotes de la jaula, lleva puesto un viejo saco de patatas lleno de mugre, tiene pinta de sucia y de estar sufriendo.
ALISON: Por favor Wyatt, ¡sálvame!
Wyatt corrió hacia la jaula, pero James se interpuso en medio con maestría.
JAMES: Hay un precio...
WYATT: Dímelo, lo que sea... lo haré (con los ojos inyectados en lágrimas)
JAMES: Tendrás que volver sobre tus pasos (señalando la escalera) Ella te seguirá (señalando a Alison) pero no podrás volverte. Si te vuelves, se quedará en el infierno... para siempre.
Wyatt se quedó muy callado, mirando a su prometida en la jaula.
ALISON: ¡Wyatt, sálvame!WYATT: Está bien, lo haré. ¡Es fácil!
James chasqueó los dedos y la jaula se abrió. Alison bajó de ella y Wyatt se abalanzó.
WYATT: No volveré a perderte. (abrazándola)
JAMES: Recuerda... no puedes volverte.
Wyatt asintió, y acto seguido salió corriendo por las escaleras. Alison le seguía como una autómata. El viaje de regreso se le hizo largo y pesado, parecía como si el número de escalones hubiese aumentado. Alison no paraba de gritar y pedir ayuda. La primera vez, Wyatt estuvo a punto de volverse, pero aguantó. Pensó que era uno de los muchos obstáculos que se encontraría por el camino. Y por fin llegó a la salida. Un paso le separaba del infierno, de una vida entera con Alison, y lo dio. Dio el paso, salió al mundo exterior.
INSPECTOR ROIS: ¡Quieto, Wyatt Halliwell! (apuntándolo con una pistola)
Alison enloqueció, o algo que se parecía a ella. No era la Alison que Wyatt conocía, era una Alison salvaje, una Alison primigenia. Alison empujó a Wyatt, dándose de bruces contra el suelo. Rois, al ver el giro de los acontecimientos, apretó el gatillo y una bala se incrustó en el brazo derecho. Alison enseñó unos dientes muy primigenios y se abalanzó sobre Rois, propinándole una buena patada en la cara. Wyatt se levantó, confundido.
WYATT: ¿Alison? (acercándose para separarla de Rois)
Alison se volvió rápidamente y mordió a Wyatt en la mano, haciéndole una gran herida. Rois intentó liberarse de Alison, golpeándole en la cabeza, pero ésta hábilmente se quitó de encima de él y cogió una piedra afilada. Todo ocurrió muy rápido, ella se volvió a lanzar sobre Rois clavándole la piedra afilada en el cuello, clavándosela de forma brutal. Rois cayó al suelo con las manos en el cuello.
WYATT: ¡Nooo! (gritando en estado de shock)
Wyatt orbitó frente a él e intentó curarle, pero no funcionaba. La Alison primigenia centró su atención en Wyatt y le metió una pedrada en la frente. Él no quiso hacerle nada, pero ella iba a matarle. Le agarró del pie y tiró hacía ella. Él, en un desesperado intento, buscó un arma con la mano y encontró la pistola de Rois tirada en el suelo. Rápidamente la cogió y apuntó con la pistola a la cabeza de Alison. El sonido del disparo rasgó la oscuridad y el cuerpo inerte de una Alison primigenia cayó sobre Wyatt, llenándole por completo de sangre.

DÍA 3

Jared había regresado de la convención de comics. Y con él Dag.
MELINDA: (bajando las escaleras) ¡Chicos!
A Jared se le iluminó la cara al verla.
JARED: Cariño (abrazando a Melinda)
MELINDA: ¿Y tú padre?
DAG: Decidió quedarse en una “convinción” de personas pequeñitas y arrugadas
JARED: (mirando a Dag y sonriendo) Sí... en una convención de E.T. Siempre ha sido muy fan.
Jared cogió de la cintura a Melinda para darle un largo y profundo beso, pero ella se separó rápidamente.
MELINDA: La niña está llorando (nerviosa)
Jared la miró extraño.
DAG: Ya iré yo...
MELINDA: No, voy yo... Después de todo, soy su madre.
DAG: Pero yo también voy.
Dag y Melinda subieron las escaleras, bajo la atenta mirada de una estupefacto Jared.
JARED: (mirando por todos lados) ¿Dónde está la gente?

Rachel salió del ascensor de la Red Swan, como siempre cabreada con la empleada que le tocaba las narices.
RACHEL: (entrando por la puerta de su laboratorio) Buenos días, Bobbie. Hoy trabajaremos (mirando a la persona que estaba en su laboratorio) ¿Quién eres tú? (le pregunta a un joven con cara aniñada)
BOBBY: Me llamo Bobby Blit, soy tu nuevo ayudante (con una sonrisa)
RACHEL: ¿Dónde está Bobbie? (preocupada)
BOBBY: La han trasladado a otra sucursal.
RACHEL: ¿Cómo dices que te llamas? (confusa)
BOBBY: Bobby...
RACHEL: Venga ya... (por lo obvio en el parecido de los nombres) Tengo... tengo que despejarme un poco.
Bobbie se había ido, se había ido y sin despedirse. Había pasado un fin de semana... ¿Cuándo se había ido? Estaba destrozada, ni amigas ni leches... Bobbie era...

DÍA 5

Henry, Chris, Patricia y Rachel estaban sentados en la mesa del salón. Acababan de comer y estaban charlando.
HENRY: Es perfecta... (con cara de embobado) Somos almas gemelas, ¡somos iguales!
PATRICIA: Menuda suerte, ¿no?
HENRY: Tengo ganas de quedar otra vez con ella... (con el móvil en la mano)
RACHEL: No insistas, deja que se asienten un poco las cosas.
HENRY: Es que Esther es perfecta, le gusta lo mismo que a mí. ¡Le gusta el football! ¿A qué mujer le gusta el football?
CHRIS: Vamos que está hecha toda un tío (dijo Chris entre risas)
PATRICIA: ¿Le gusta el football?... (arqueando las cejas)
RACHEL: O no... Mejor deberías llamarla, porque mientras esperas podría irse a una sucursal de Bielorrusia mientras tú te quedas aquí amargada... amargado (se corrigió)
HENRY: (mirándola con el ceño fruncido) ¿Qué te pasa?
CHRIS: No... si se parece tanto a ti porque a lo mejor es un tío (haciendo un gesto con la mano y riendo a carcajadas)
PATRICIA: ¿No se tirará eructos también?
HENRY: (desviando la mirada)...
CHRIS: Es un tío (riendo otra vez con Patricia)
PATRICIA: Seguro que se bebió más cervezas que él.
RACHEL: Ey... no los escuches (mirando con mirada asesina a Chris y Patricia) Llámala, no te montes películas y llámala. Queda con ella, queda muchos días con ella, y luego se larga... (se dio cuenta que todos la miraban y cambió de tema)

Esa misma noche...

JARED: Melinda, déjame coger a la niña (dijo Jared persiguiendo de un lado a otro a Dag que la llevaba en brazos)
MELINDA: Es el turno de Dag, lo hemos hablado... Le toca a él hasta y media.
Jared se exasperó y se sentó al lado de Melinda en el sofá. Melinda se incorporó un poco y se alejó de él. Jared hizo el intento por acercarse a su mujer pero esta terminó por levantarse.
JARED: ¿Qué te pasa?
MELINDA: Nada... (frunciendo el ceño y marchándose de allí)
JARED: ¡Espera! (cogiéndola del brazo) ¡Soy tu marido!
MELINDA: Y yo tu mujer... (intentado soltarse del brazo)
JARED: ¿Porqué no me miras...?
De repente suena el timbre de la puerta. Melinda se vuelve para abrir la puerta, pero Jared sigue sujetándola.
MELINDA: Llaman a la puerta.
JARED: Puede abrir más gente.
MELINDA: Dag tiene a la niña... y no puede abrir (nerviosa)

Melinda consiguió soltar de la mano de Jared y fue a abrir la puerta. Era Bobbie. Pero estaba muy demacrada. Tenía el pelo alborotado y la cara llena de manchurrones. Tenía un montón de matas por todos lados. Melinda se quedó mirándola, extrañada. Jared apareció detrás suya.
JARED: Es Bobbie...
Melinda frunció el ceño sin caer.
JARED: Es la amiga de Rachel.
BOBBIE: Rachel... (sin poder articular palabra)
MELINDA: ¡Rachel, te buscan! (gritó desde la puerta)
Bobbie casi se desmayó y Jared tuvo que sujetarla para que no cayese al suelo.
HENRY: (que venía desde la cocina acompañado de Prue) ¿A qué viene tanto alboroto?
PRUE: ¿No puedes parar de gritar en ningún momento? (preguntándole a Melinda)
Rachel bajó corriendo las escaleras.
RACHEL: ¿Qué pasa? (mirando a Bobbie) ¿...Bobbie?...
Bobbie se desmayó a pesar de los intentos de Jared por sujetarla.
RACHEL: ¡Bobbie!
PRUE: ¿Esa es su amiga?
HENRY: Sí... su compañera de trabajo... (dijo corriendo acercándose a su hermana)
Rachel se colocó a los pies de Bobbie.
RACHEL: Está en parada (dijo asustada tomándole el pulso)
MELINDA: Jared, cierra la puerta. (señalándole la puerta de la calle) Dag, vete con la niña arriba.
Dag subió las escaleras rápidamente con la pequeña Bianca en brazos.
RACHEL: Necesito 10 miligramos de adrenalina.
HENRY: Rachel... no nos queda de eso en la nevera.
RACHEL: ¿Crees que es el mejor momento para hacer una broma? (muy nerviosa)
PRUE: ¡Será mejor que llamemos una ambulancia!
MELINDA: Rachel, tranquila.
RACHEL: ¡Henry! Orbita a la Red Swan (levantándose y agarrándole desesperadamente) Allí hay adrenalina. ¡Orbita y tráemela!
HENRY: Rachel... Yo no sé...
RACHEL: ¡Por favor! (llorando) ¡Se está muriendo!
PRUE: Yo iré con él.
RACHEL: Gracias...
Jared le estaba haciendo la maniobra de resucitación a Bobbie, para que su corazón no dejase de latir. Henry y Prue orbitaron hacía el laboratorio de Bobbie en la Red Swan. Rachel les había dado su tarjeta de identificación. Jared, Melinda y Rachel pusieron a Bobbie sobre la mesa del salón. Rachel se había encargado ahora de hacerle la maniobra y de hacerle el boca a boca.
JARED: Deberíamos ir a un hospital.... puedes orbitarla hacía allí.
RACHEL: (nerviosa) ¿Y qué le decimos? (mientras seguía con la maniobra) Mírala, mira sus brazos... ¿Porqué está llena de matas?...Parecen troncos (extrañada)
En el cuerpo de Bobbie habían aparecido enredaderas, matas y algunas flores. Por fin llegaron Henry y Prue con la adrenalina.
HENRY: Nos ha costado encontrarla.
PRUE: ¿Cuánto tiempo lleva en parada?
RACHEL: ¡No lo sé! (cargando 10 miligramos en una jeringa) Tiene que ir directa al corazón.
MELINDA: ¿Al corazón?
RACHEL: Apartad... (preparándose para clavársela)
Jared cogió a Melinda de la mano, pero esta se soltó rápidamente. Rachel se preparó. Contó mentalmente: 1 , 2, 3... ¡Ya! Le clavó la jeringa en el corazón y le inyecto la adrenalina. Bobbie comenzó a convulsionar y a gritar. De repente, un millón de enredaderas salieron de ella, inundando el salón de los Halliwell.

Henry movió la cabeza, le dolía el brazo izquierdo y no sabía porqué. Intentó moverse, pero algo se lo impedía. Por fin abrió los ojos. Estaba pegado contra una pared del salón, o lo que parecía el salón. Un millón de enredaderas se había apoderado de él. Henry estaba pegado contra la pared sin moverse. Una de las enredaderas había conseguido abrirse paso por su brazo, causándole una terrible herida. Prue estaba al lado suya, inconsciente.
HENRY: ¡Prue!... ¿Prue puedes oírme?
Se había apoderado de la casa un sonido gutural, Henry no alcanzaba a ver más allá de un par de enredaderas que tenía frente de sí.
Jared y Melinda habían acabado juntos, enredados juntos. Uno mirando al otro.
JARED: Ahora tendrás que hablarme quieras o no... (dijo Jared respirando entrecortadamente a causa de las enredaderas)
MELINDA: No quiero hablar ahora... las enredaderas me están apretando (las enredaderas apretaban más y más a Melinda y Jared)
JARED: ¿Hay otro...? (preguntó Jared con un nudo en la garganta) ¿Estás con otro hombre...? ¿Por eso no quieres estar conmigo?
MELINDA: (sorprendida a la par de irritada) Estoy casada contigo... y no soy una mujer infiel.
Las enredaderas volvieron a tirar, haciendo que la cabeza de Melinda se apoyase sobre el pecho de Jared.
MELINDA: Oigo latir tú corazón.
JARED: ¿Entonces...? ¿Qué pasa? ¿Qué ocurre, Melinda?
MELINDA: No lo sé... (agarrándose fuertemente a la camisa de Jared)
Las enredaderas habían atrapado a Rachel muy cerca de Bobbie. De ella es de donde procedían toda las plantas, como provisto de una fuerza interna invisible. Rachel levantó la cabeza y arrastrándose poco a poco se iba acercando al foco de las enredaderas.
RACHEL: ¿Bobbie...? ¿Puedes oírme?
Las enredaderas reaccionaron a la voz de Rachel y comenzaron a crecer más rápidamente. Una le atravesó el hombro izquierdo, ocasionándole una gran herida sangrante. Al final acabó envuelta en una especie de capullo que la oprimía poco a poco.
RACHEL: (casi sin respiración) Bobbie... te quiero. Te quiero y fui una estúpida por intentar dejarlo pasar... Cuando... cuando me dijeron que te habías ido me preocupé mucho y sólo tenía ganas de llorar.
De repente, el capullo que mantenía encerrada a Rachel la liberó, y poco a poco las enredaderas iban desapareciendo, dejando el salón de los Halliwell vacío. Rachel se acercó gateando hasta Bobbie, que estaba tirada en el suelo en mitad del salón. Vio como las enredaderas regresaban a ella, y ella poco a poco recuperaba la conciencia.
BOBBIE: ¿Rachel...? (abriendo poco a poco los ojos)
RACHEL: Hola... (sonriendo y sujetándole la cabeza entre las piernas)
BOBBIE: Ahora estaremos siempre juntas...
RACHEL: Siempre juntas (dándole un largo y profundo beso en la boca)

DÍA 7

Chris iba en el vagón del metro mirando a una mujer. La mujer iba leyendo un libro sobre la psicología introspectiva, y para que engañarnos, a Chris le atraía mucho la mujer.
Decidió pasar a la acción y no parar de mirar a la mujer hasta que ella se diera cuenta. Y funcionó, la mujer miró una vez para la dirección en la que iba sentado Chris y cuando miró, este apartó rápidamente la mirada. Chris estaba usando una estrategia muy antigua. Ya había conseguido la primera fase, hacer que la mujer se diese cuenta de que él la estaba mirando. Ahora tocaba la parte B del plan. La mujer, picada por la curiosidad, no podía seguir leyendo, y centró toda su atención en Chris. Él sabía que ahora le estaba mirando, pero se hizo el interesado. Después de un largo rato, se miraron los dos directamente a los ojos, y él esbozó una sonrisa cómplice. Ella agachó la cabeza en el libro, colorada. Cuando Chris decidió levantarse para sentarse al lado de la chica, ella se levantó y se bajó en la parada de metro. Era su destino. Chris se quedó mirando como la chica salía del vagón del metro, no sin antes volverse una última vez para mirarle.

Esa misma noche:

Henry había llevado a cenar a Esther a un restaurante muy lujoso.
ESTHER: ¿Qué me dices de ellos? (señalando a una mesa contigua a ellos)
HENRY: (mirando hacía donde había dicho Esther) ¿El señor mayor y la jovencita?
ESTHER: Sí (llevándose el tenedor a la boca con picardia)
HENRY: Bien... Pues son padre e hija. Ella va a casarse y han salido para celebrarlo. O quizás ella haya aprobado la carrera... ya sabes (mirando dulcemente a los ojos de Esther)
ESTHER: Quizás... (mirando al señor y la chica)
De repente la chica empieza a ponerse juguetona y le da al hombre un beso en la boca.
ESTHER: O quizás... sea una prostituta de lujo (con risas)
HENRY: ¡Esther!... (riendo con ella)
Esther cogió una copa de champan y la bebió lentamente de una manera muy sensual. Henry se mordió el labio inferior.
HENRY: ¿Y qué me dices de ellos? (señalando a una pareja de mediana edad)
ESTHER: Ambos están engañando a sus respectivas parejas.
HENRY: (riéndose) ¿Y eso...? ¿Cómo lo sabes? (con una sonrisa)
ESTHER: Cuando se relajan, ambos se vuelven a poner tensos al instante. No paran de mirar a ambos lados, y además si te fijas bien,están escondidos en un rincón...
HENRY: (con la boca abierta) … wau, ¡eres alucinante!
ESTHER: (riendo a carcajada limpia) ¡Me lo estaba inventando! (con lágrimas en los ojos de la risa)
HENRY: ¿Quéee? (riendo también) Yo me lo he tragado como un tonto. ¡Estás loca,eh?!
ESTHER: Me encanta hacer ese tipo de cosas, recuerdo una vez...
Esther seguía hablando pero henry no escuchaba lo que decía, se había quedado embobado en su belleza. En sus ojos verdes, en esa nariz que cuando ríe se le hace una mueca, en su cabello rubio que le cae despreocupadamente sobre los hombros.
HENRY: (cortando lo que Esther estaba diciendo) Te quiero...
Esther se calló y le miró a los ojos. Se levantó rápidamente y le plantó un beso en la boca. Tirando las copas sobre la mesa
ESTHER: Qué torpe soy... (pasándose un mechón de pelo por detrás de la oreja)
Henry se quedó mirándola y se dio cuenta de lo mucho que le gustaba Esther en tan sólo una semana.

En el piso de Esther esa misma noche:
Henry y Esther habían decidido acabar la noche en el piso de ella. Henry besó a Esther mientras sujetaba su cara con las manos, le pasó la mano suavemente sobre la cara. Ella le metió la mano dentro de los pantalones y le sacó la camisa,que tenía metida por dentro, fuera, desabrochó los botones y empezó a besarle el pecho. Se dio la vuelta para que henry le desabrochase el vestido y se recogió el pelo hacía un lado. El bajó la cremallera suavemente besando su cuello, y luego su espalda. Ella se desabrochó el sujetador dejando al descubierto sus perfectos pechos.
HENRY: (separándose un poco de ella) … se que te va a parecer una tontería... (jadeando a causa de la excitación) ¿Eres un tío?... sé que la estoy cagando preguntándote esto, pero mi primo me lió y sé que lo hizo a cosa hecha.
Esther le calló llevándole el dedo a los labios y se quitó las bragas negras de encaje
ESTHER: Dímelo tú... ¿Soy un tío?
Henry se deshizo rápidamente de sus pantalones, la cogió entre sus brazos y se tumbaron en la cama.


DÍA 9

Mañana en el baño de los Halliwell:
Patricia y Phoebe se arreglan delante del espejo.
PHOEBE: He decidido no pensar más en Owen, lo he superado (mientras se hecha colorete sobre un pómulo)
PATRICIA: Alex está muy raro... lleva unos días un tanto extraño... creo que le propondré yo ir a algún sitio,ya sabes.. que pague la chica (pintándose los labios)
PHOEBE: Aunque... si hubiera superado no estaría pensando en él... (echándose en el otro pómulo)... ¿Sabes lo que he pensado? Salir a ligar, pasar de él y ligar con otro
PATRICIA: Exacto (cerrando el pintalabios) Sí pago yo la cena pensará que lo estoy manteniendo, o yo que sé... algo por el estilo. ¡¿Quién conoce a los hombres¡?
PHOEBE: Justo lo que digo yo. No se encuentra a tu media naranja en un bar o en el P3
PATRICIA: Y encima está esa niñata mal criada... de verdad, nunca me han gustado los niños repelentes,pero ella se lleva la palma...
PHOEBE: Pero es que... todavía no logro entender porqué se fue (pintándose ahora ella los labios)
PATRICIA: Y siempre está ahí, siempre... como una garrapata que le chupa la sangre y le impide pensar.
PHOEBE: ¿Pero no puede pensar por sí mismo? Vamos no me jodas de que también tendrá a los ancianos en su pensamiento... imaginate, incluso cuando caga están con él.
PATRICIA: Y encima la niñata le pone buena cara a él y mala cara a mí. Ya tuvimos una gran pelea por su culpa.
PHOEBE: ¿Los luces blancas van al baño?
PATRICIA: ¿Qué? (saliendo de sus ensismamiento sobre Alex e Isabel)
PHOEBE: Que si los luces blancas van al baño
PATRICIA: No lo sé... supongo... ¿a qué viene eso?
PHOEBE: (arreglándose el pelo) Tengo que irme ya, luego seguimos hablando.
PATRICIA: Vale...

En el inframundo
JAMES: Tú primo me está empezando a cansar...
ALICE: Es normal... ¿no? Jugaste con la mujer que amaba
JAMES: Tú sabías tan bien como yo que no se resucita así a la gente y de todos modos me lo mandaste a mí.
ALICE: (sonriendo)... me dio pena y no quería verlo tan destrozado
JAMES: Ven aquí (sonriendo y alzando la mano)
Alice se acercó a trono y se sentó sobre James.

Wyat se agachó y esquivó una bola de energía. Rodó por el suelo y le lanzó un ázame a un demonio que estaba cerca,y este desapareció en llamas. Orbitó el ázame y se lo clavó a otro demonio en el pecho. Usó su telekinesis para derribar a un grupo de demonios por los suelos. Orbitó hacía ellos y uno a uno les fue clavando el ázame. Cuando acabó con todos y se giró,había un demonio Trustell una especie de dragón pero sin alas y unos cuernos enormes. Lanzó sobre Wyat una bocanada gigantesca de Fuego. Rápidamente,Wyat,descorchó una pequeña poción con un líquido azul reluciente y se la bebió,en un par de segundos Wyat se había convertido del mismo color que el líquido de la poción y el fuego pasó sobre el como si nada. Empuño de nuevo el ázame y apuntó al demonio, cuando se lo lanzó el demonio lo desvió con una de sus pezuñas,clavándolo en la tierra.
Wyat orbitó el ázame nuevamente hacía él, y esta vez logró clavárselo en el pecho, pero el demonio con aspecto de dragón seguía allí. Volvió a escupir fuego y Wyat no tuvo más remedio que ocultarse detrás de una gran roca. El calor traspasaba la roca y empezaba a quemar a wyat. Orbitó sobre la cabeza del demonio, el demonio dragón intentó quitarse de encima dando dos o tres manotazos, y lo único que consiguió fue partirse uno de sus grandes cuernos. El cuerno cayó al suelo clavándose en la tierra. Wyat saltó al cuelo, pero el dragón logró alcanzarle con la cola,haciéndolo rodar por el suelo y finalmente insufló una gran llamarada sobre el cuerpo de Wyat. El demonio triunfante por su éxito espero a que el fuego se extinguiese,pero donde debería estar los restos del Wyat no había nada.
WYAT: Tío listo... (llamando la atención del demonio) ¡Estoy aquí!
Wyat clavó el cuerno del demonio dragón en su pecho. Este intentó quitárselo pero ya era tarde... el demonio comenzó a desvanecerse de una forma muy curiosa,de fuera hacia dentro, la piel, luego los órganos y los músculos y por último los huesos.
WYAT: (sacudiéndose la ropa) ¡Venga! ¿¡Dónde estáis?! ¡Quiero más!


DÍA 10

Prue estaba sentada en la barra de un bar, bebiéndose un Bloddy marie y mirando a todo el mundo.
CAMERERO: Señorita... Ese hombre de allí (señalando a Marvin) le invita a otra copa
PRUE: (Mirando a Mervin que estaba sentado un poco más allá) Gracias (sonriendo al camarero)
Prue y Marvin habían coincidido en la misma discoteca, pero no estaba planeado. Prue hacía mucho que no veía a Marvin, desde el incidente ocurrido con Billie jr.
MARVIN: (Acercándose a ella) pensaba que después de invitarte te acercarías a mí
PRUE: (sonriendo al estilo Prue) Y yo pensaba que después de lo ocurrido te habías pirado de aquí.
MARVIN: Tocado (llevándose una mano en el pecho) Dime: …. ¿Qué haces aquí?
PRUE: Tomar una copa
MARVIN: No, si eso lo veo... ¿Pero porqué en este sitio? ¿Tienes el P3...no?
PRUE: (mirándolo de arriba a bajo)... desde que Patricia está al mando, el P3 está a la deriva (sonriendo y haciendo una mueca divertida con la boca) No digas que te lo he dicho.
MARVIN: Descuida... de todos modos... nadie lo sabe,¿no?
PRUE: ¿El qué?
MARVIN: Que yo existo... me tienes como una especie de secreto
PRUE: (mirándole enfadada) Gilipollas …
MARVIN: (sonriendo divertido) Oye... no te pongas así
PRUE: Pensaba hablarte por cortesía... pero sigues siendo igual que siempre
Ambos tomaron un largo trago a la copa que tenían en las manos
MARVIN: ¿Qué te parece? (señalando a una pareja que había cerca de ellos) Él para tí...y ella para mí. O al revés como quieras...
PRUE: (Indignada levantándose y marchándose de allí)
MARVIN: (siguiéndola) ¡Oh vamos! No me digas que no estás aquí por eso (gritando a causa de la música)
PRUE: ¡Pues no! (también gritando)
MARVIN: Prue... ¡Llevo más tiempo que tú en esto y sé que estás de caza!
PRUE: ¡¿Quieres no llamarlo así?!
De repente la música empieza a sonar más alto y todo el mundo se pone a bailar. Todos con todos, los cuerpos se juntan y vuelvan a separarse, se juntan y se restriegan al son de la música. Los cuerpos de Prue y Marvin quedaron muy pegados y él le miró de aquella manera, Prue intentó separarse, pero una pareja detrás suya le impedía el paso. Por fin ceso la música y Prue logró separase y salir de la discoteca.
MARVIN: ¡Espera! (corriendo detrás de ella)
PRUE: pírate
MARVIN: ¿Porqué eres tan borde?
PRUE: Me gusta... sabes? Me reconforta (dijo sarcástica)
MARVIN: (sonriendo pícaramente) ¿No te ha gustado lo de ahí dentro?
PRUE: (pasándose las manos por el pelo) Antes... me obsesionaba más, y hubo un tiempo en el que dejé de obsesionarme... pero lo he vuelto a hacer...
MARVIN: (Acercándose a ella)
PRUE: No poder besar a nadie...
MARVIN: (Se acerca más a ella y la coge entre sus brazos)
PRUE: No poder sentir los labios de nadie sin que este se quede medio muerto...
MARVIN: Abre tus labios
Prue no se lo pensó dos veces y se fundió en un largo y profundo beso con Marvin. Sus lenguas se encontraron dentro de su boca, se entrelazaron y se volvieron a encontrar. Sus labios se abrian y volvían a cerrarse y después de un largo rato se separaron.
MARVIN: ¿Te encuentras mejor? (con una sonrisa)
PRUE: Ha sido... ha sido mágico (alucinada)
La pareja en la que antes se había fijado Marvin salieron por la puerta de atrás de la discoteca y se acercaron a ellos. Estaban borrachos.
CHICO: Ey tíos... pasadlo bien.
MARVIN: (cogiéndolo del brazo) ¿Quieres ver una cosa alucinante?
CHICA: (respondiendo por el chico) Sí.
Marvin cogió al chico por la cara y le dió un beso en la boca. Un rápido beso que hizo que el chico cayese al suelo.
CHICA: Ey, que es mío...
Prue contempló la escena confusa
MARVIN: Ayúdame
Prue sacudió la cabeza y comenzó a irse cuando, las piernas le empezaron a temblar. Usó su poder de telekinesis para amordazar a la chica.
Marvin y Prue volvieron a fundirse en un largo beso. Marvin cogió entre los brazos al chico y lo abrazó por atrás, Prue besó al chico y luego a Marvin...


DÍA 13

El p3 se había llenado con el anuncio de la 2ª copa gratis. Si Melinda se hubiese enterado de que Patricia regalaba la 2ª copa le habría arrancado los pelos como mínimo.
PATRICIA: Después de todo a sido buena idea, ¿no?
Chris, Phoebe, Alex,Rachel, Bobbie, Henry y Esther asintieron.
PATRICIA: A Melinda no le hubiera gustado... pero como ninguno se lo va a decir.
Chris,Phoebe, Alex,Rachel Bobbie,Henry y Esther negaron con la cabeza.
PATRICIA: Genial (sonriendo histrionicamente y diriguiendose a la barra para controlarlo todo)
ALEX: Lo sé, lo sé... está muy rara
PHOEBE: Tiene muuuchiiisimo estres (pasándose la mano sobre el cuello)
ESTHER: Me cae bien tu familia ( dirigiéndonose a Henry con una sonrisa juguetona)
HENRY: Es... una familia peculiar
RACHEL: ¿Quién a traido a Dag?
Dag se había apuntado a la noche en el P3, pero el alcohol no le sentaban muy bien, estaba bailando sobre la barra.
PATRICIA: A ver... bajad a ese loco borracho de mi barra ¡ya! (señalando a Dag con el dedo)
HENRY: Culpable (con una sonrisa) Es que iba a quedarse sólo en casa y ya sabes como está Melinda
BOBBIE: ¿Qué le pasa a tú prima?
MELINDA: Está loca... bueno en realidad no lo sé,pero es lo más probable
CHRIS: Es lo más probable (asintiendo con la cabeza)
ALEX: ¿Generalmente sois así con vosotros mismo?
CHRIS: Con Henry mucho peor (riendo)
PHOEBE: con Henry mucho peor (riendo a la par de Chris)
RACHEL: Henry es el pupas de la familia (dirigiéndole una sonrisa)
BOBBIE: (mirándola y sonriendo) Eres un cielo (dándole un beso)
PATRICIA: (señalando a un tío que iba muy borracho) Si vas a potar te vas a la calle.
El tío no pudo aguantarse más y terminó devolviendo sobre los pies de Patricia, que se había puesto roja
PATRICIA: ¡No puedo más! (justo cuando la música comenzaba a sonar con más ritmo el poder de Patricia hizo que de todas las copas y vasos empezasen a salir unas llamaradas, que vistas a la luz del ambiente, parecía que estaba programado.)
La gente comenzó a aplaudir y silbar por el buen espectáculo que habían hecho en el club.
ALEX: ¡Vaya! No sabía que iba a ocurrir esto
CHRIS: Ni yo.. (con una sonrisa)
RACHEL: Creo que ninguno lo sabía.
PHOEBE: Iré a por más copas... (dijo levantándose y acercándose a la barra)
Phoebe se acercó a la barra para pedir más bebidas para todos,y un chico se acercó a ella.
JHON: ¿Phoebe? (cogiendola del brazo) ¿Phoebe Halliwell?
El corazón de Phoebe le dio un vuelvo, Jhon Stwart, el chico por el que Phoebe estuvo colada todo el instituto estaba frente a ella
PHOEBE: (haciendo como si no se acordase de él) … ¿Te conozco?
JHON: Soy Jhon... Jhon Stwart, del isntituo
PHOEBE: Ahh (haciendo como la que se acababa de acordar) Jhon Stwart, creo que ya me acuerdo.
Phoebe notaba que la emoción de Jhon era verdadera así que se dejó llevar.
PHOEBE: Cuanto tiempo... ¿Qué tal todo?...


DÍA 14

Henry estaba desayunando un tazón de cereales de pie en la cocina y Wyat apareció detrás suya por sorpresa.
WYAT: necesito que me hagas un favor
HENRY: (sujetando el tazón con fuerza) dios.. qué susto.
WYAT: ¿Vas a hacermelo o no? (muy serio)
HENRY: ¿De qué se trata?
WYAT: Necesito que me consigas todos los informes que tenía el Inspector Rois sobre nosotros.
HENRY: (soltándo el tazón sobre el fregadero) ¿Qué?... ¿Sabes que ha desaparecido?
WYAT: (asintiendo con la cabeza)
HENRY: ¿Y cómo sabes tú que a desaparecido? (nervioso)
WYAT: Mira, te he pedido un favor ¿Vas a hacermelo o no? Si no lo haces lo haré yo por mi cuenta (dijo orbitando)
HENRY: ¡Espera! (cogiendo la orbita de Wyat con la mano)
El cuerpo de Wyat volvió a materializarse en la cocina
HENRY: ¡Lo haré!
WYAT: Gracias (dijo muy seco)
HENRY: ¿Pero... para qué quieres los informes?
WYAT: En el favor no te pedía eso, así que... no preguntes. (saliendo por la puerta de la cocina)
HENRY: pero...

Esa misma tarde, también en la cocina...
Las noticias anunciaron una nueva desaparición de un pequeño de la zona, la reportera, Tressha Takanawa, estaba con los padres del niño desaparecido. Un pequeño de 8 años había desaparecido en mitad de la noche mientras dormía plácidamente.
MELINDA: (dando un sorbo de café) ¡Qué horro!
DAG: (con Bianca en brazos) ¿Quién estará secuestrando niños? ¿Y porqué?
MELINDA: Me da miedo dejar a la pequeña sóla... (dejando la taza en la mesa y acercándose para acariciar la carita de Bianca)
DAG: Estamos nosotros para protegerla... (sonriendole)
MELINDA: (devolviendole la sonrisa) sí, tienes razón...
JARED: Hola... (entrando por la puerta y mirando muy serio la escena) ¿Interrumpo?
DAG: Para nada... (sin percibir el tono de Jared que se sentía dolido)... yo y la pequeña nos iremos para que podáis estar solos... (con una sonrisa)
JARED: ¡Espera! (cogiéndole del brazo) Yo quiero coger a mi hija... dámela.
MELINDA: (acercándose a Jared) Es el turno de Dag, déjasela
JARED: ¿El turno?... ¿Desde cuando hay turno para tener a nuestra hija? (muy molesto)
DAG: Será mejor que me vaya... (dijo Dag llevándose a la niña)
JARED: Melinda no te entiendo... de verdad que no te entiendo
MELINDA: Yo a veces... tampoco me entiendo (abrazándose a sí misma)
JARED: Te pido que si te he hecho algo inconscientemente me lo digas, Porque no sé lo que te pasa. ¡No lo sé!
MELINDA: Es todo joder... (aguantándose las lágrimas) ¡El embarazo, la boda, los demonios... las muertes!
JARED: ¿Porqué te casate conmigo si no querías? (pregunta dolido)
MELINDA: Yo no he dicho eso... ¡no he dicho eso! (enfadada)
JARED: Es lo que has dado a entender
MELINDA: ¡No tergiverses mis palabras Jared Bradford! (apuntándole con el dedo)
JARED: Entonces... dame una explicación razonable para que te crea, ¡dámela!
MELINDA: No la tengo (saliendo de la cocina)
JARED: espera (cogiéndola del brazo)
MELINDA: ¡Suelta! (soltándose de la mano de Wyat)

Esa misma noche...
Chris llevaba a la pequeña Bianca como si estaba fuese un avión, en realidad estaba jugando a que esta era un avión.
CHRIS: Así tú papá y tú mamá solucionarán las cosas (hablando como un niño pequeño)
A ratos, hacía ruiditos como un avión, siguió escaleras arriba hacía el desván.
CHRIS: El tito Chris se a asegurado de que no puedan salir de allí (tocando la llave de la habitación en los que les había encerrado) Bueno más o menos... porque si tú mamá se pone bruta, tirará la puerta abajo de un cabezazo.
Chris llegó a la puerta del desván y sin darse cuenta, llevando a Bianca por los aire, chocó la cabeza de la pequeña con una viga de madera. La pequeña comenzó a llorar.
CHRIS: no,no,no (acercándosela al pecho)no llores, no llores o pondrás a tu madre sobre aviso.
La pequeña Bianca no paraba de llorar
CHRIS: Venga... venga...ea,ea,ea (dijo acunándola)
Se sentó en uno de los sofás, donde estaba el libro de las sombras que alguien había estado ojeando.
CHRIS: ¿Quieres que veamos el libro? (preguntándole a la pequeña y abriendo el libro)
Se colocó a Bianca en las rodillas y el libro delante de ella y la niña se calmó.
CHRI: Dos veces Warren, no hay duda de que te gusta la magia.
Las páginas del libro se pasaban solas, y chris miraba atento a como Bianca se perdía en ellas. En un momento, le pareció escuchar como si la niña estuviese leyendo un conjuro, algo que le parecía ilógico, pero de repente, Bianca comenzó a brillar y el libro se cayó al suelo. Una luz cegó a Chris y cuando abrió los ojos tenía a una jovencita de unos 17 años desnuda sentada sobre sus rodillas.
CHRIS: Pero... ¿Qué co...?
BIANCA: (gritando) ¡Tío Chris! (se levantó de sus rodillas, cogió el libro de las sombras para cubrirse sus partes pudientes mientras con el otro brazo se tapaba la delantera.)
CHRIS: ¿Quién... quién eres tú?
BIANCA: Soy yo... soy Bianca... (frunciendo el ceño) ¿Estás... estás más joven?
CHRIS: (atónito) ¿Bianca?
BIANCA: ¡Y estás bueno! (riendo)
CHRIS: ¡Tú madre me va a matar! (llevándose las manos a la cabeza) Me va a matar, me va a cortar en trocitos y con esos trocitos hará un batido de Chris, el cual congelará y lo volverá a hacer trocitos...
BIANCA: ¿Mi madre? (arqueando las cejas) ¿Qué año es este?
CHRIS: 2035
BIANCA: ¿2035? Interesante... (con una sonrisa) ¿Porqué me has invocado?
CHRIS: Yo no he hecho nada... has sido tú... la pequeña tú...el bebé (señalando el libro)
Dámelo, tiene que haber algo, lo leyó de aquí
BIANCA: ¿Qué te de el libro? (sujetándolo con más fuerza sobre su cuerpo) No querrás verme desnuda,eh? (dijo con una sonrisa divertida)
CHRIS: No digas tonterías... venga,va,dámelo... (nervioso)
BIANCA: Traeme ropa...
CHRIS: ¿Qué? ¿Ropa? Toma... (quitándose el jersey que llevaba)
BIANCA: Algo con glamour, por favor... (haciendo un gesto con la mano) Y tenías razón cuando decías que de joven eras guapo...
CHRIS: Te traeré ropa de tu madre...
BIANCA: Patricia... gracias (sentándose sobre el sofá) Traeme ropa de Patricia.

Chris le había traído unas cuantas prendas de Patricia y después de mucho decidir, Bianca se había vestido.
BIANCA: Quiero ir de fiesta
CHRIS: ¿Qué? ¡Ni hablar! Haz lo que tengas que hacer para invertir el conjuro
BIANCA: Se pasará, en un par de horas estaré otra vez cagándome en los pañales
CHRIS: Pero... tú...oh!!! (llevándose las manos a la cabeza desesperado)
BIANCA: ¿Vienes conmigo o qué?
CHRIS: Ni hablar vas a volver a la normalidad y se acabó
BIANCA: Vale...me iré yo,contigo y sin ti... (con voz de pena) ¿No irás a dejar a tú sobrina de 17 años en un tiempo que no conoce,verdad?
CHRIS: (fulminándola con la mirada) ¡Qué bien aprendes...! Pero... voy a tener que abrir a tus padres, puede que tu madre haya explotado literalmente a tu padre.
BIANCA: Dejalos encerrados, a ver si se... (se calló cuando vio que Chris le miraba atentamente) No decir nada acerca del futuro, me lo has enseñado todo sobre los viajes en el tiempo.
Chris abrió la puerta donde Jared y Melinda estaban encerrados y se asomó un poco dentro. Melinda estaba dormida en la butaca y Jared sobre la cuna de Bianca.
BIANCA: Encantador... (dijo asomándose y con sarcasmo)
CHRIS: ¿Eso es sarcasmo?
BIANCA: Vamos, vayámonos ya
CHRIS: Hay que bajar con cuidado, Dag está viendo la televisión en el salón.
BIANCA: ¿Quién es Dag?
Chris frunció el ceño, y Bianca no hizo ningún comentario al respecto.
BIANCA: Déjate de tonterías y órbita al P3.
CHRIS: ¿Al P3? Ni hablar... allí está Patricia, y seguro que estarán casi todos
BIANCA: Por eso
CHRIS: ¡Qué no!
BIANCA: ¡Venga ya cojones!
Bianca le cogió la mano a Chris y pegó un tirón, ambos orbitaron al cuarto de limpieza del P 3, chocándose contra cubos,fregonas y cepillos.
BIANCA: ¡Genial! (dijo con una sonrisa saliendo al Club)
CHRIS: Genial... (con un cubo en la cabeza y muy pesimista)
BIANCA: (corriendo por el P3) ¿¡Patricia!? (acercándose a ella y cogiéndola de la mano) ¡Oh dios mío qué joven! (sonriendo ampliamente)
PATRICIA: (frunciendo el ceño) ¿Te conozco?
BIANCA: soy yo.. soy Bi (Chris le tapa la boca)
CHRIS: Se a equivocado de persona, no pasa nada Patry... tú sigue a lo tuyo (sonriendo nervioso)
PATRICIA: ¿Chris qué haces con esa niña?... (fijándose en la ropa de Bianca) Tengo una blusa como esa en casa...
CHRIS: Larga historia... (Bianca le muerde la mano y él le suelta)
BIANCA: ¡Quiero una copa! (gritando)
CHRIS: ¡Qué estres!! (cogiéndola del brazo) Tú no puedes beber... tienes 17 años. En realidad no tienes ni 3 meses, ¡por el amor de dios!
BIANCA: Me la pela... pensaba que molabas más
CHRIS: (lanzándole una mirada asesina) y molo, soy lo más.
BIANCA: Pues déjame que me divierta, esto allí no puedo hacerlo.
CHRIS: ¿Allí?...¿Te refieres al futuro?
Bianca se calló y desvió la mirada
CHRIS: Sí, te he explicado que... ¡Vale! (respirando hondo) Te pido una copa... pero sí te tranquilizas y me prometes que no hablarás con nadie...
BIANCA: (sonriendo) ¡Gracias,gracias,gracias!
CHRIS: Y nada de zorrear con chicos
BIANCA: (le mira sorprendida) Quiero un Bloddy Marie
CHRIS: Ni de coña,la bebida te la pido yo.
Chris y Bianca llevaban un rato en la barra, Chris le había pedido un coctel muy bajo en alcohol y haz juzgar que Bianca no había protestado,no estaba muy acostumbrada a tomar alcohol por mucho que hubiera estado pidiendo. Una chica se acercó y tocó el hombro de Chris,este se giró y era ella, la chica con la que Chris intentó ligar en el metro.
CHRIS: (colorado)... ho... hola
EMY: ¡Así que eras tú! (dándole dos besos) No sabía si eras tú o no... llevaba un rato mirandote
CHRIS: (Sorprendido por los dos besos) Pues.. sí soy yo.
EMY: Mira ahí viene (mirando a un hombre que se acercaba) Se lo estaba comentando a mi marido (dándole un beso en la boca al hombre)
Chris se quedó embobado, no tenía palabras
EMY: Zach, es él. El chico del metro que intentó ligar con migo (con una sonrisa)
CHRIS: Te juro que no sabía que estaba casada... si lo llego a saber no hubiera...
ZACH: Pues es guapo sí, como tú decías.
EMY: (Sonriendo) Hemos pensado en ti para hacer un trío
CHRIS: (arqueando las cejas) ¿Qué?
EMY: Dale nuesta tarjeta cariño
Zach se metió la mano en la chaqueta y le dio trjeta a Chris que cogió atónito
BIANCA: (mirando la escena) ¡Qué fuerte! (riéndose sin parar) ¡Camarero otra copa!
CHRIS: ¡No! (dirigiéndonose al camarero) Ahora no es un buen momento... (a la pareja) Me guardaré la tarjeta
EMY: Ahí está nuestro número por si te interesa
CHRIS: Vale (con una sonrisa finjida)
Se había quedado completamente embobado, ¡un trío!, un trío con un hombre y una mujer...


DÍA 15

Henry y Rachel estaban en la puerta de su antigua casa, en la puerta de la casa de Paige y Herny padre. Rachel le colocaba la corbata a Henry.
HENRY: (tirándose nuevamente de la corbata) ¿Porqué me he tenido que poner corbata?
RACHEL: ¡No te toques más la corbata! (dándole un manotazo en la mano) ¿Desde cuando nos invitan papá y mamá a comer? ¿O algo malo has hecho o nos querrán decir algo importante? Por eso... tú llevas corbata y traje, y yo este traje de falda y chaqueta. Punto final.
HENRY: ¿Has tocado? (nervioso)
RACHEL: No... me da miedo tocar (ambos comenzaron a reirse descontroladamente)
HENRY: ¿Tocamos y salimos corriendo? (divertido)
Rachel asintió con la cabeza. Henry tocó el timbre de su antigua casa y ambos comenzaron a correr hacía un arbusto para esconderse. Segundos después, Paige fue a abir la puerta, frunció el ceño y volvió a cerrar. Henry y Rachel se tapaban la boca con la mano para que no se le escuchase reírse.
HENRY: Venga que vamos tarde (dijo levantándose)
Ambos,estaban otra vez frente a la puerta de la casa que les había visto crecer.
RACHEL: ¿Tocas tú? (divertida)
HENRY: No.. mejor tú.
RACHEL: No tú (dándole un golpe amistoso en el brazo)
PAIGE:(abriendo la puerta de golpe) ¿Cuando coño pensáis tocar?
Henry y Rachel asustados dejaron de hacer el tonto.
HENRY Y RACHEL: ¡Hola mamá!
PAIGE: Pasad, que la comida se enfría...
Henry y Rachel estaban sentados frente a sus padres,había comido rápido y habían hablado de temas banales. Pero Henry Padre había cogido fuerzas para hablar.
HENRY: ¡Suspendido de empleo y sueldo! (sus gritos retumbaron por toda la casa)
HENRYjr:(bajando la cabeza)
HENRY: Pillado robando los informes de un policía desaparecido.. ¡Desaparecido! ¡Te han vinculado directamente con su desaparición! (gritando a más no poder)
HENRYJr:Wyat me pidió un favor... (masculló)
HENRY: ¿Si Wyat se tira por un puente, tú también te tiras?
HENRYjr: ¿Wyat se ha tirado por un puente? (preguntó divertido mirando a Rachel y ambos comenzaron a reír)
HENRY: ¡No estoy para coñas! (pegándole un coscorrón) He tenido que dar el culo por ti
RACHEL: Pero papá ya le conoces... no para de hacer cosas estúpidas
HENRYjr: (mirando a su hermana molesto) Rachel... no me ayudes
RACHEL:No pero es verdad... sin preguntar porqué, Wyat te lo pide y tú lo haces...
HENRYjr: ¡Me dijo que lo haría él de todas formas! (gritando molesto)
RACHEL: Pero siempre te pasa igual macho, ¡te metes en líos por tus estupideces!
HENRYjr: Te he dicho que no me ayudes
RACHEL: No me hables en ese tono (también enfadada)
HENRYjr: Tú no eres la más indicada para decirme como me tengo que comportar
RACHEL: ¿Perdona? Pero quién es el que se acuesta con la persona menos oportuna
HENRYjr: (muy molesto) Por lo menos no tengo dudas de mi orientación sexual
RACHEL: ¡Gilipollas!
HENRYjr: Pues que sepas... que el señor bigotes, sí... tí gatito, no se fue a buscar novia... ¡papá lo atropelló con la camioneta! (señalando a su padre)
RACHEL: (Llevándose las dos manos a la boca y mirando a su padre) ¡Se acostó con Alice! (señalandole con el dedo)
HENRYjr: Fue un desliz (molesto y mirando a sus padres buscando perdón en ellos) Fue sin darnos cuenta, sólo pasó dos veces... no volverá a pasar...
RACHEL: ¡¿Dos veces!? (llevándose la mano a la boca) Me dijiste que te acostaste una vez con ella!
HENRYjr:Fue sin querer vale...
RACHEL: Yo no me acuesto sin querer con la gente
HENRYjr: Oh... ¿Estás segura? (poniendose en pie) ¡Rachel tiene novia! Si... es lesbiana.
Rachel se levantó para irse corriendo. Pero Paige silvó y todos se quedaron en silencio. Henry muy arrepentido de lo que acababa de pasar gritó:
HENRYjr: ¡y yo tengo novia!
Paige se acercó y le pegó una colleja.

Por la tarde en la mansión de los Halliwell
CHRIS:¿Cómo está mi sobrinita prefe? (haciéndole carantoñas a Bianca en la cuna)
MELINDA: Es la única que tiene (con una sonrisa)
Chris y Melinda estaban en el cuerto del bebé, Melinda estaba sentada en una butaca y Chris jugueteaba con Bianca que había vuelto a la normalidad la noche anterior.

CHRIS: ¿Arreglaste las cosas con Jared?
MELINDA: No... estuvimos hablando y nos quedamos dormidos
CHRIS: Ya os vi... por un momento pensé que volarías algo por los aires
MELINDA: Me faltó poco...
CHRIS: ¿Qué te pasa?
MELINDA: (suspirando) Creo que es por lo de mamá y papá...
CHRIS: ¿Qué pasa con ellos?
MELINDA: ¿Recuerdas que mamá nos contó lo de papá y ella, después de que naciera Wyat y antes de nacer tú?
CHRIS: ¿Que estuvieron separados?
MELINDA: Sí...
CHRIS: ¿Qué tiene que ver eso con esto?
MELINDA: Tengo... tengo como algo dentro no sé, una especie de miedo a que Jared me haga eso.
CHRIS: ¿Melinda alguna vez te he dicho que estás loca?
MELINDA: (echándole una mirada asesina) No puedo evitarlo.. sé que es una tontería,pero es superior a mí.
CHRIS: Lo que tienes que hacer es hablarlo con él antes de que tú hagas que te abandone...
Melinda y Chris se quedaron un par de minutos en silencio.
MELINDA: ¿Wyat se a ido a vivir con mamá?
CHRIS: Eso me dijo...
MELINDA: ¿Porqué nos pasa cosas malas a la gente buena?
CHRIS: Piensa que si todo lo malo te pasa ahora... todo lo que te tenga que pasar en un futuro será bueno..
MELINDA: ¿De verdad crees eso?
CHRIS: No...

Esa misma noche, Phoebe caminaba de camino a casa por un callejón oscuro, siempre había evitado los callejones oscuros...
Había quedado con Jhon su antiguo amor de instituro y nuevo interés romántico,aunque él se lo había dejado claro, una relación libre, sin ataduras, sexo y nada más. Algo a lo que Phoebe no estaba acostumbrada. Y para colmo ese día no paraba de pensar en Owen... se maldijo por eso, se abrazó a sí misma y aceleró el paso. Al doblar una esquina se encontró con una chica, caminaba como ella, abrazada a sí misma y con unos zapatos negros en la mano. Vestía un vestido de estampado de leopardo muy corto y una chaqueta vaquera. Era de piel morena, con el pelo a lo afro.
PHOEBE: Ho.. hola (al pasar por su lado)
La chica se volvió y se quedó mirándola, Phoebe se giró un segundo y vio que la chica la seguía mirando, escuchó el ruido de los zapatos de la chica caer al suelo y comenzó a correr. Corrió sin mirar atrás, notó casi que sus piernas se separaban de su cuerpo, pero tropezó, tropezó y se dio de bruces contra el suelo, se había hecho daño en la nariz, y le sangraba violentamente. Notó como unas garras tiraba de ella, se giró un segundo y vio a un monstruo de ocio alargado y grades garras que tiraba de ella.

Rachel y Bobbie estaban tumbadas en el capó del coche de Rachel, en un descampado contemplando las estrellas.
RACHEL: (agarrando a Bobbie del brazo) Les.... les he dicho a mis padres que... que somos novias.
BOBBIE: (devoldiéndole el agarrón) ¿Te costó mucho...?
RACHEL: En realidad fue Henry... después de gritarnos cosas horribles
BOBBIE: ¿Te has peleado con Henry?
RACHEL: Nada importante... tiene que pasar mucho para que Henry y yo nos peleemos.
BOBBIE: ¿Y... cómo se lo han tomado?
RACHEL: (encogiéndose de hombros) normal... no sé, parecía como si ya lo supieran...
Bobbie le agarró fuertemente la mano y ambas permanecieron tumbadas. Bobbie alzó la mano y una flor comenzó a crecer de ella.
RACHEL: ¡Qué bonita!
BOBBIE: Era la flor preferida de mi madre...
RACHEL: ¿De verdad no lo recuerdas...?
BOBBIE: ¿El qué?
RACHEL: Lo que pasó... El porqué de estos poderes, el porqué de tu cambio de sucursal en la Red Swan...
BOBBIE: ¿Le has dicho a Karen que estoy aquí?
RACHEL: No... (apoyando la cara sobre el hombro de Bobbie)
BOBBIE: ¿Me prometes que no te irás nunca?
RACHEL: (mirándola intrigada)... ¿A qué viene eso?
BOBBIE: La gente a la que quiero... normalmente acaba yéndose
RACHEL: (mirándola extraña) ¿bobbie...?
BOBBIE: Mi madre murió cuando yo tenía 5 años y tuve que crecer con un padre al que le preocupaba más la bebida que una hija pequeña de 5 años. Fui a vivir con mi tía Mary durante un tiempo, pero cuando yo tenía 14 años murió de cáncer... (Bobbie paró de hablar cuando notó que Rachel la abrazaba fuertemete)
RACHEL: No tenía ni idea... (dijo tocándole la cara con delicadeza) … No digas nada más... (dándole un profundo beso en la boca)

DÍA 16

Phoebe despertó en un sitió oscuro, intentó moverse pero tenía algo roto, no estaba segura del qué, pero lo tenía. Un terrible holor la golpeó de repente, quiso moverse y su mano fue a parar a algo pequeño,duro y pegajoso. Phoebe lo cogió con la mano y lo llevo a su campo de visión, cuando vio lo que era lo tiró lejos de ella, una calavera, seguramente de niño. Phoebe se limpió la mano en la chaqueta, y las lágrimas comenzaron a aparecer en sus ojos. Comenzó a mirar por todos lados y vió que no sólo estaba rodeada de calaveras, si no que también de cadáveres, de esqueletos, de cuerpo en descomposición y todos ellos de niños. Habría unos 11 o 12 cuerpos, como habían dicho las noticias. Phoebe reunió fuerza y se incorporó, y no debería haberlo hecho, frente suya estaba el cuerpo de un pequeño niño de 8 años,su cara reflejaba el horror vivido, le faltaba una extremidad y su cuerpo presentaba varías mordeduras. Phoebe se llevó la mano a la boca para no vomitar.
PHOEBE: Owen... (susurrando)
Las lágrimas le caían por las mejillas sin control, y poco a poco comenzó a caminar, iba cojeando, tenía que arrastrar su pie derecho sobre el suelo. Examinó mejor el sitio dónde se encontraba y descubrió que era una casa, un piso mejor dicho, abandonado y lleno de mugre. Phoebe se tapó la nariz a causa del asco y notó que le dolía. De repente escuchó un ruido y el corazón se le puso a mil por hora. Podía notar al monstruo, su sed de sangre, su ganas de matar y de comer. Se apoyó contra una pared sin hacer ruido y escuchó que se acercaba para la habitación en la que ella se encontraba, lentamente se fue deslizando sin hacer ruido hacía una puerta, intentó abrirla pero estaba atrancada, tiró y tiró,pero no la pudo abrir. Aunque ya era demasiado tarde, el monstruo había entrado en la habitación y había pillado a Phoebe infraganti. Con las pocas fuerzas que tenía, Phoebe empujó la puerta y esta cedió, la bestia se lanzó sobre ella, Phoebe intentó sujetarse a algo, pero era una habitación vacía, el monstruo abrió sus fauces y las cerró sobre el brazo iquierdo de Phoebe haciendo que esta gritase de dolor. El corazón de Phoebe iba a mil por hora y de su brazo salió una descarga que hizo que la bestia se asustase. Ante ella aparecieron dos orbitas, eran Patricia y Chris.
PATRICIA: (mirando al monstruo) ¡Eh tú,zorra! ¡Come fuego! ( de sus manos salieron unas grandes llamaradas que se acentuaron y quemaron a la bestia reduciéndola a un montón de cenizas.)
CHRIS: (Agachándose al lado de Phoebe) ¿Te encuentras bien?
PHOEBE: (Llorando)...

Esa misma noche:
DAG: Ya he acostado a la niña (hablando con Melinda que estaba en la cocina)
MELINDA: Gracias (sonriendo) Gracias por todo...
DAG: ¿Cómo está Phoebe?
MELINDA: Está durmiendo... lleva nerviosa todo el día, Chris le ha curado las heridas,pero...
DAG: ¿Cómo supieron que estaba allí?
MELINDA: Patricia me dijo que Owen orbitó aquí pidiendo ayúda... Dijo el nombre del demonio y la dirección. Después de todo no la ha abandonado como Phoebe pensaba...
DAG: Una Lamia... Es raro ver un demonio así en tiempos como estos.
JARED: (tocando en la puerta) ¿Se puede?
DAG: Bueno yo... me voy
MELINDA: Tranquilo lo he llamado yo
Dag cogió un bote lleno de granos de café y se fue para el salón
JARED: Tú dirás...
MELINDA: Chris me ha aconsejado que lo hable contigo... y por favor, ¡nunca le digas que he seguido su consejo! (dijo divertida)
Jared se sentó sobre una silla
MELINDA: Cuando Wyat nació, mi padre estuvo 3 meses desaparecido... me madre nos lo contaba de anécdota, pero... no sé como, he tenido miedo a que te vayas... y que me dejes con Bianca sóla. Es una tontería, lo sé... pero es lo que les pasa a las madres primerizas... nos fijamos en las demás... y. Por favor, no te vayas...
Jared se levantó, le dio un beso en la boca y la abrazó.
JARED: Tonta... (abrazándola)


DÍA 19

Patricia tocó el timbre de la casa de Alex, habían quedado para comer, pero Patricia tenía otra idea en mente. Isabel abrió el timbre
ISABEL: (mirando mal a Patricia) Ah...eres tú, pensaba que era alguien importante
PATRICIA: (sonriendo falsamente) ¿Está tu hermano?
ISABEL: (dándose la vuelta) ¡Alex, está aquí tu chiguagau!
Patricia le lanzó una mirada asesina pero cuando Isabel se volvió le diriguió la mejor de sus sonrisas falsas.
ALEX: (saliendo rápido por la puerta) Hola cariño (dándole un beso) ¿Nos vamos ya?
PATRICIA:No... espera (poniéndole una mano en el pecho) He pensado que podíamos hacer un cambio de planes
ALEX: (frunciendo el ceño) ¿Quieres comer aquí?
PATRICIA: No (negando con la cabeza) he pensado que podíamos ir Isabel y yo de compras...y así concernos mejor
ISABEL: ¿estarás de coña,no? (arqueando las cejas)
PATRICIA: No (sonriendo)

Patricia e Isabel volvieron a la casa de Alex después de una larga tarde de compras. Isabel se había portado muy bien, incluso habían llegado a congeniar, se habían reído y Patricia había conseguido que Isabel se probase modelitos.
ALEX: (hablando por teléfono) Vale.... adiós (colgando en estado de shock)
PATRICIA: No te vas a creer todo lo que hemos comprado, bueno...¡bueno! Tú hermana se a comprado una blusa rosa monísima y yo...
ISABEL :(al ver la cara de su hermano) ¿Quién era?
ALEX: Era becky... ha dicho... decía que estaba embarazada
ISABEL: (llevándose las manos a la boca) Ohhh
PATRICIA: (al ver que no se enteraba de nada) ¿Quién es becky?
ALEX: Becky, Rebeca... es mi mujer
PATRICIA: Genial... (dijo mirando con cara de pánfila a Alex e Isabel)

DÍA 23

CHRIS: (sentado frotándose las manos) bueno... tenéis que saber que nunca he hecho esto....
EMY: No te preocupes... relájate (dándole una copa de champan)
ZACH: ¿En qué trabajas?
CHRIS: (nervioso) Va a parecer muy brusco... pero ¿podemos no hablar de la vida privada de cada uno?
EMY: ¿quieres que vayamos directos al sexo?
CHRIS: Sí.

(Dale al play y sigue leyendo) 




ZACH: ¿Quieres hacerlo en la habitación?
EMMY: Podríamos hacerlo sobre la mesa (pasando un brazo seductor sobre el pecho de su marido)
Chris había accedido, después de pensárselo mucho había decidido tener sexo con estos dos. Sexo con un hombre y una mujer. Les había llamado y habían planificado una cita en su casa.
CHRIS: En la cama mejor.
Los tres caminaron hasta el dormitorio de la pareja, en el que había una gran cama.
ZACH: Ponte cómodo.
Chris se quitó la camisa y se sentó en la cama. Emmy comenzó a desnudarse con ayuda de su marido, y luego ella hizo lo propio con él. El matrimonio, ambos desnudos, se situaron cada uno a un lado de Chris. Zach comenzó a besarle el cuello, mientras Emmy le desabrochaba la correa.
ZACH: Me encantan tus orejas... (mientras las mordía con picardía)
CHRIS: ¡Shh! (Llevándole un dedo a la boca)
Emmy se había deshecho de los pantalones y los calzoncillos de Chris, y se había puesto a trabajar sobre “su asunto”. Éste se tumbó en la cama, y Zach fue donde su mujer. Chris miraba el techo atónito mientras aquella curiosa pareja le daba placer. Emmy volvió a subir y esta vez se sentó sobre él, le cogió una mano y se la llevó a su pecho.

Marvin y Prue se tumbaron sobre la mesa del comedor de una chica. Ella los miraba desde el sofá, pero ausente. Estaba en coma. Las manos de Marvin recorrieron la espalda de Prue, desabrochando su sujetador y dejando al descubierto sus pechos.

Henry y Esther estaban en la ducha. Habían decidido ducharse juntos después de haber estado corriendo por ahí, y justo después de que Henry le dijese que era alucinante, Esther comenzó a besarle. Se subió sobre él, abrazando su desnudo cuerpo con sus piernas, mientras Henry la sujetaba para que no resbalase con el agua de la ducha. Sus cuerpos se movían al compás de una música imaginaría y ambos llegarían al clímax a la vez.

Jared y Melinda estaba tumbados en la cama. Él se levantó y se colocó sobre ella. Tocaba su cuerpo con delicadeza, acariciando cada fibra de su persona y ella se dejaba hacer. Él le subió el camisón mientras le besaba el cuello. Ella levantó las piernas y las colocó sobre sus hombros. Quería que él la visitase después de muchos meses, lo quería y lo deseaba. Deseaba a su marido Jared.

Rachel y Bobbie estaban sentadas sobre la cama de ésta. Ambas desnudas contemplaban sus cuerpos desnudos, sus curvas y sus lunares. La mano de Rachel pasó suavemente sobre un pecho de Bobbie, mientras ella le hacía cosquillas con la mano en donde la espalda perdía su nombre. Por una vez, Bobbie se atrevió a coger las riendas, y tumbó a Rachel sobre la cama, mientras bajaba sobre su ombligo suavemente, beso a beso, hasta llegar al sitio más íntimo de la mujer.

Los cuerpos de Zach, Chris y Emmy se movían al compás, todos sus cuerpos se llenaban de caricias y besos. Una tímida mano, un apasionante beso o al revés, una apasionada mano y un tímido beso.
Después de la práctica, los tres descansaban en la cama, juntos. Chris estaba en medio...
ZACH: ¿Qué...? (respirando hondo) ¿Qué te ha parecido?
CHRIS: (pensativo)... Diferente...
EMMY: A mí me ha gustado mucho (acercando su cabeza a Chris)
Ambos se fundieron en un profundo beso. Ahora le tocaba a Zach, que hizo la misma maniobra, y él y Chris juntaron sus labios.

DÍA 25

Phoebe caminaba de vuelta a casa, pero esta vez le acompañaba John, su antiguo amor del instituto y su nuevo... su nueva relación sin ataduras. Phoebe no sabía como llamar a lo que tenían. Ya habían tenido sexo y tal, pero nada de sentimientos. Habían decidido no implicar los sentimientos, algo a lo que Phoebe no estaba muy acostumbrada.
PHOEBE: Gracias por acompañarme (metiendo la llave en la puerta y esperando un beso de él)
JOHN: De nada... no tenía otra cosa mejor que hacer.
PHOEBE: Es que... desde que intentaron robarme (mintiendo sobre lo que había ocurrido con la Lamia) me da miedo ir sola de noche.
JOHN: Es comprensible (Phoebe se puso de puntillas para llegar a sus labios, pero el se resistió)
Phoebe abrió los ojos para decirle algo, pero vio algo más importante detrás de él. Era Owen, y la miraba desde fuera del porche de los Halliwell. Phoebe salió corriendo, dejando a John en el porche, y se lanzó sobre los brazos de Owen.
PHOEBE: Sabía que volverías.
OWEN: Phoebe... escucha (separándola de él) Ahora tienes a alguien que te proteja (señalando con la mirada a John que miraba extrañado la escena)
PHOEBE: ¡No! (con los ojos brillosos de la emoción) He intentado olvidarte, pero no puedo...
OWEN: Sabes que siempre velo por ti. Ten una vida con otra persona.
PHOEBE: Puedo sentirlo, sabes... No sé si los luces blancas tendréis un botón para eliminar los sentimientos, pero los tuyos los siento.
OWEN: Respecto a eso... (tendiéndole en la mano una botella) Tómate esto. Me ha costado mucho trabajo conseguirla, pero al final la conseguí. Elimina tu poder de empatía.
PHOEBE: ¿Qué? (confusa mirando la botella)
OWEN: Bueno, no del todo... sólo que tomándote esto, no podrás sentir lo que otros sientan si tú no quieres...
PHOEBE: Owen, yo...OWEN: Tengo que irme, no me han dado mucho tiempo.
PHOEBE: ¡No, espera! Tengo que contarte tantas cosas... (agarrándole del brazo)
OWEN: (Dándole un beso en la frente) Ten cuidado (orbitando)
PHOEBE: ¡No! ¡Owen! ¡Owen!.. (intentando aferrarse a algunas órbitas) ¡No me dejes aquí tan sola!
John se quedó boquiabierto con lo que acababa de ver. Contempló a una destrozada Phoebe tirada en el suelo, aferrada a un pequeño bote, y no hizo el ademán de consolarla. Se quedó allí de pie, esperando a que se le pasara.

DÍA 27

Patricia y Phoebe estaban sentadas en la cama de Phoebe, Patricia le estaba haciendo trencitas en el pelo a Phoebe, luego le tocaría su turno.
PHOEBE: ¿Qué sientes?
PATRICIA: Siento un terrible asco y odio hacía Alex, hacía la zorra que se quedó preñada de él y hacía su hermana, que aunque me empezaba a caer bien, no hay niñata que me dé más asco... (dijo muy enfadada dándole sin darse cuenta tirones en el pelo a Phoebe)
PHOEBE: ¿No te das cuenta? (jugueteando con el tarrito en la mano)
PATRICIA: ¿De qué? ¿De que prefirió elegirla a ella, aunque se acostara con otro tío y le pusiera los cuernos, antes que a mí?
PHOEBE: No...
PATRICIA: ¿De qué entonces?
PHOEBE: De que no sabía como te sentías...
PATRICIA: (frunciendo el ceño)
PHOEBE: Me he tomado lo que me dio Owen...

DÍA 29

Alice estaba en una cueva, rodeada de demonios, todos formando un círculo y ella en medio. Todos contemplaban una daga, que estaba sobre una piedra. Alice se adelanto y la tomó entre sus manos. La cueva comenzó a temblar y aparecieron unos demonios enemigos de la nada. Los nuevos demonios luchaban contra los que estaban allí. Caían demonios de ambos bandos, pero a diferencia del bando de Alice, cada vez que un demonio de la cueva moría aparecía otro más. De entre todos ellos apareció un demonio de aspecto humano. Alice se fijó en él, y con la daga se hizo un corte en la muñeca, impregnando la hoja de sangre. El demonio con aspecto humano fluctuó y apareció detrás de ella, Alice se giró rápidamente e intentó clavársela en el estómago, pero el demonio esquivó la hoja de la daga y tiró a Alice al suelo. Él se subió encima de ella y ambos forcejearon por la daga, una bola de fuego de la lucha de los demonios casi les alcanza, pero el demonio fluctuó agarrado a Alice a tiempo.
Aparecieron en mitad de un centro comercial de Hong Kong. Ningún transeúnte podía verles, ya que ambos eran invisibles. El demonio preparó una bola de energía en las manos y Alice comenzó a correr, pero se tropezó con un puesto de fideos ambulante que había en el centro comercial. El demonio le lanzó la bola de energía y ella se cubrió creando un escudo de un potente hielo. Usó el hielo como arma y se lo lanzó al demonio, pero él lo esquivó con maestría.
Comenzaron una nueva ronda: él empezó a lanzar bolas de energía contra unas lámparas que colgaban en el techo. Las lámparas caían sobre Alice, que las esquivaba a duras penas rodando por el suelo, hasta que una le cayó encima. Los transeúntes chinos contemplaban asustados cómo las grandes lámparas del centro comercial caían al suelo a causa de una fuerza invisible. El demonio se acercó a Alice, que estaba tirada en el suelo, e intentó coger la daga, pera esta logró hacerle una raja en el brazo. Había utilizado la clásica patraña de hacerse la inconsciente. La raja en el brazo se lo dejó inutilizado. Una especie de corriente eléctrica le recorría el miembro.
DEMONIO: ¡Hija de puta!
Alice sonrió y pasó al ataque. Comenzó a atacarle con la daga, pero el demonio conseguía esquivarla una, dos y tres veces. Lo máximo que consiguió fue la raja en el brazo, una en la pierna y una pequeña raja en la frente. Aunque el demonio no se quedó parado: le lanzó varias bolas de energía a Alice, y una de ellas le impactó fuertemente en el brazo derecho. El demonio ya se había cansado y fluctuó junto a Alice a una estación de metro: la estación Chicago. Ambos seguían invisibles.
DEMONIO: Mira rubita... (jadeando) ya me he cansado... o me das la daga o... (señalando a un hombre que pasaba por ahí) O me lo cargo.
ALICE: ¿Crees que me importa?
DEMONIO: (arqueando las cejas) Ya veo... (El demonio movió rápidamente la mano y el hombre salió disparado contra una columna derrumbándola por completo)
ALICE: (mirando la escena) ...
El demonio comenzó a lanzar esta vez bolas de fuego a diestro y siniestro. Alice las esquivaba, pero chocaban contra la estructura del metro. La gente comenzó a chillar y salir corriendo. Algunas personas salieron heridas a causa de los destrozos.
Alice le lanzó un carámbano de hielo al demonio, que se le incrustó en el pecho. El demonio usó el calor de la bola para disolver el hielo y se lanzó contra Alice. Consiguió quitarle la daga pegándole una buena patada en la boca. Alice se retorció de dolor, pero le agarró el tobillo y con todas sus fuerzas intentó congelárselo. El demonio cayó al suelo y Alice consiguió de nuevo la daga. El demonio se impulsó, y aprovechando que venía el metro, ambos se lanzaron dentro del vagón, traspasando el metal de la máquina. La gente del metro vio como algo invisible chocaba contra una de las barras, deformándola. La gente se apartaba del camino de esa fuerza invisible. Unas bolas de fuego aparecían de la nada y quemaban el vagón. La gente huía despavorida. El demonio se puso de cuclillas e insufló un montón de aire, puso la mano delante de él y soltó una llamarada de fuego. El mar de llamas inundó el vagón. Alice se tumbó en el suelo, se puso las manos en la cabeza y se concentró en crear una cúpula de hielo más fría que su corazón. El mar de llamas pasó y lo había arrasado todo en el vagón. El viento les golpeaba en la cara por la velocidad y porque las ventanas se habían roto. Alice no esperó ni un segundo más y se concentró lo máximo que pudo para hacer algo grandioso. De alrededor de ella comenzó a salir un frío que helaba hasta los huesos. Con todas sus fuerzas, unos carámbanos de hielo salieron hacía todas partes. En el túnel, los hielos se aferraron a la pared, pero a causa de la velocidad se rompieron. El demonio acabó estampado contra la puerta del vagón, con el carámbano de hielo atravesándole el pecho. Alice se acercó silenciosamente a él empuñando la daga y se la clavó en el corazón. El demonio aulló de dolor y su carne comenzó a desaparecer, dejando sólo los huesos...

DÍA 30

HENRY: (poniendo una caja de cartón en el suelo) Y esto es todo...
ESTHER: (sonriéndole y dándole un beso) ¡Oficialmente mudados!
Henry y Esther habían decidido mudarse a un pequeño piso muy cerca de la antigua casa de Esther y de la mansión de los Halliwell.
ESTHER: ¿Quién nos iba a decir a nosotros hace un mes que íbamos a vivir juntos? (dijo sonriente)
HENRY: Te quiero...
ESTHER: Y yo...

En la cocina de los Halliwell, Melinda miraba muy preocupada la noticia sobre el atentado en el metro. El atentado había causado varias muertes y un montón de heridos, por no contar los destrozos ocasionados.
MELINDA: Qué horrible...
CHRIS: (entrando por la cocina) ¿Saben ya como ha ocurrido?
MELINDA: No... y lo más sospechoso es que encontraron un esqueleto en un vagón, rodeado por agua...
Las noticias anunciaban un vídeo inédito del interior del vagón quemado y destrozado donde habían encontrado el esqueleto. Melinda y Chris se quedaron en silencio.
El vídeo mostraba como una espesa capa de fuego lo quemaba todo, pero la cámara del vagón era a prueba de fuego. Luego, unos grandes carámbanos de hielo lo inundaban todo, y un par de segundos después un esqueleto apareció clavado en uno de los carámbanos.
CHRIS: (boquiabierto) Alucinante...
MELINDA: (frunciendo el ceño) Está claro que no es natural...
CHRIS: ¿Qué habrá podido causar eso?
MELINDA: ... (pensativa) ¿Has visto a Alice?
CHRIS: No, he bajado directo a la cocina.
MELINDA: No. No me refiero a hoy... ¿Has visto a Alice... últimamente?
CHRIS: (frunciendo el ceño) Pues la verdad... es que...



Escrito por Diccionary

2 comentarios:

  1. Henry se va i se olvida de Alice asi como asi? Y no le dicen nada por acostarse juntos?

    ResponderEliminar